Te lo dije!

Jorge Alfonso: Escritor y poeta, autor de Porrovideo y otras yerbas ..

“Un libro poderoso, que tira abajo unas cuantas estanterías. Hacía falta una narrativa así de cruda y desafiante. Unos cuentos de puta madre, que se vuelven adictivos, como sucede con la buena literatura”. / Freeway

Casi una entrevista a Jorge Alfonso

Cuento: El fiambre de cada día

Para comprar este y otros libros, que mejor que el kiosko atendido por su propio autor .. así que aquí les dejo el link a su Facebook!


Yésica Yeny Rodríguez

Yésica Yeny Rodríguez
Al boliche a comer la muzzarella
Al bailongo a bailar la muzzarella

Yésica Yeny Rodríguez
agitando al viento tu dulce bandera/bombachita rosa
acumulando pulseras fosforescentes
eligiendo al gil que te pague la cerveza

Yésica Yeny Rodríguez
Aviso recuadrado en el diario:

Mujer se ofrece. Reconstruida a nuevo y con mejoras. En liquidación. Amplias facilidades. Yésica Yeny Rodríguez: ENTREGA INMEDIATA

Gloriosa, majestuosa, exuberante ninfa de jeans apretados
es mi Yésica Yeny Rodríguez
es el brillo de los dientes que le van quedando
es su graznido lapidario:
No, que no, que no me conmueven los poemas, que no

Yésica Yeny Rodríguez
Con tal de bajarte la pollera y la bandera
te juro todo
todo es posible
encontrarle sentido a la vida
descifrar el misterio de la cumbia tanga

Yésica Yeny Rodríguez
¡Me traiciono!
¿Soy como los otros,
codiciando tu racimo de embutidos
bajo la minifalda verde y fucsia?

Adoradísima Yésica Yeny Rodríguez
¿Ves?
Entre tus senos se nos confunde lo políticamente correcto

Yésica Yeny Rodríguez
Yo te convoco
al reino de la felicidad sin celulares ni implantes mamarios
a no mover el culo cuando los proxenetas de la música te lo ordenen
a soltar el yugo de los amanerados cantores melódicos

Yésica Yeny Rodríguez
que mi asco no te alcance
que la fuerza de los artistas empantanados en tus ojos siempre te acompañe
que te saque las ganas de sacarte todo de la zapatería
que logre que leas los libros locos
que te prive de engendrar mil millones de infelices

Yésica Yeny Rodríguez ¡basta!
Yésica Yeny Rodríguez, yo te reclamo
A la mierda la revista Caras,
las dietas de la luna,
el perfume cazamachos número 5
A la mierda los autos modificados, tu boca abierta, tu bermuda abierta, tus chicles de melón, tus besuqueos con pavotes de pelos permanentemente en permanente

Por vos y por todas las Yésicas Yenys Rodríguez
yo te digo HAY ESPERANZA HAY
esta noche mi poema viaja por los bailes de cumbias
pegado al bolsillo trasero bien pegado a tu trasero
Y eso, eso no tiene precio
Es el roce de nuestras banderas en los intersticios de la tela
Es el goce de dos mundos que se palpan emputecidos
Es la RE-VO-LU-CIÓN


El Genesis según Robert Crumb 

Yo, R. Crumb, el ilustrador de este libro, he intentado lo mejor que he podido reproducir todas y cada una de las palabras del texto original, extraí­do de diversas fuentes, incluida la versión del rey Jaime, pero sobre todo la reciente traducción de Robert Alter del Pentateuco, Los Cinco Libros de Moisés (2004). En ciertos pasajes, si creí­a que mis palabras podí­an aclarar el sentido del texto he realizado una interpretación propia, pero me he controlado y no me he permitido demasiado a menudo tal ejercicio de “creatividad”, dejando la a veces enrevesada vaguedad del texto antes que trastear con un texto tan venerable.

Descargar PDF


Robert Crumb al habla

Entrevista realizada por Ted Widmer a Robert Crumb que fue publicada en The Paris Review.

Empecemos con Génesis. ¿De dónde parte este libro?

Bueno, la verdad es un poco estúpida, en realidad. Lo hice por el dinero y rápidamente empecé a arrepentirme.

Leer más


Mas respeto que soy tu madre!

Por Hernán Casciari

Prólogo “Mirta y yo”mujergorda.bitacoras.com

Este libro recopila las confesiones de un ama de casa mercedina de cincuenta y dos años, un marido, tres hijos y un suegro. Mirta Bertotti escribe aquí sobre su familia, sobre su vida y también repasa su temor a la vejez, al tedio matrimonial y al descalabro económico. No hay mucho más para decir sobre la trama porque, en realidad, no se trata de un libro con introducción, nudo y desenlace. Es otra cosa.

Los casi doscientos capítulos que lo componen fueron escritos por Mirta casi por casualidad —o por desesperación— en una página personal de Internet, durante los últimos meses del año 2003, que fueron horribles, y los primeros meses de 2004, que no fueron mejores. Los redactó ella misma, ayudada en la parte técnica por su hijo mayor, el Nacho, y los publicó día tras día, sin más objetivo que distraerse de su depresión.

Sin embargo, a poco de comenzar su historia, y por razones que Mirta nunca ha comprendido del todo, empezaron a llegar decenas de miles de curiosos de todas partes. Su blog, modesto y parecido a otros tantos, fue invadido por lectores que se levantaban por la mañana con ganas de saber qué había pasado de nuevo en la vida de los Bertotti.

Mirta comenzó a coleccionar correos y mensajes de aliento, y más tarde regalos y visitas a su casa. Sus primeros lectores, a los que llama ‘prehistóricos’, son ahora sus amigos personales y tan dueños de la obra como ella misma.

Cuando acabó su aventura literaria, que se llamó Weblog de una mujer gorda y duró diez meses escasos, empezó a recibir ofertas para convertir su relato primero en libro, después en una obra de teatro, y más tarde en película de cine. Ella a todo dijo que sí con optimismo, y todavía hoy, cada vez que su historia adopta un nuevo formato, remata con una frase que a su hijo del medio le hace mucha gracia:

—Hasta que el Caio no tenga muñeco de peluche, no paramos.

Seis años después redactada la primera frase de su diario, me honra ser el encargado de recopilar la versión definitiva de la historia de Mirta Bertotti, que he rediseñado y colgado en la web en enero de 2009. Me halaga porque soy mercedino, igual que la protagonista, y también porque, como muchos, he sido un fiel lector de su novelita mientras ésta se desarrollaba en la realidad virtual de un monitor.

Me divertí mucho, cada mañana de 2003, leyendo —con el privilegio de ser el primer lector— unas historias que me acercaban al lugar donde nací y por el que sentía, y siento, una gran nostalgia. Y también me sorprendí en estos días, cuando tomé la decisión de aggiornar la página web donde se guardaban estas historias, porque volví a leer comentarios antiguos de personas que entonces no conocía y ahora son mis amigos.

Esta última versión del blog sólo ha cambiado el diseño original —más que nada porque ahora soy más minimalista que entonces—, pero no ha perdido una sola coma de lo escrito en el inicio, ni lo redactado por Mirta, ni lo dicho por sus ‘lectores prehistóricos’, esos que vieron nacer el proyecto desde el primer día, los que presenciaron, en directo, el proceso de narración de la primerablogonovela, incluso antes de que se la bautizara así.

La última edición del libro en papel, que publicó Plaza & Janés a principios de 2009, está dedicado a todos los mercedinos menos uno (el más trístemente célebre), a mi madre porteña (que tuvo el buen gusto de parirme a cien kilómetros de la Capital), y a la memoria de Roberto, el primer mercedino que vi en la vida.

La versión digital, en cambio, merece otra dedicatoria, y la escribiré ahora aquí mismo, en cursiva y justificada a la derecha, como corresponde:

Leer blognovela online

Descargar libro:  “Más respeto que soy tu madre” (versión para España)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: