George Meliés, de la magia al cine

Hijo de zapatero, George destacó en su juventud por su habilidad para el dibujo y la pintura. Él quería estudiar Bellas Artes, pero se vió obligado a ayudar a su padre. Este contacto con las máquinas despertó su interés por la mecánica. Tras varios y diversos trabajos descubre la que sería su gran pasión: la magia y el ilusionismo. Después de unos años de estudio, abre en 1898 el Teatro de las Ilusiones, donde alternaba espectáculos de magia con proyecciones de fotografías. Fué invitado a la primera proyección de los Hermanos Lumère, quedando prendado del cinematógrafo. George intentó incluir el aparato en su espectáculo, pero los hermanos se negaron.

Seguir leyendo George Meliés, de la magia al cine