La Manzana Lisérgica

Carta de Albert Hoffman a Steve Jobs

Por Martín Cajal

“Tomar LSD fue una de las dos o tres cosas más importantes que he hecho en mi vida. Bill Gates sería un tipo más abierto si hubiera tomado ácido alguna vez. Las personas que nunca han tomado ácido nunca me entenderán completamente…”, dijo en una ocasión el gurú de Apple Steve Jobs durante una entrevista para New York Times en 2005.
Esa entrevista llegó a manos de Albert Hoffman, científico que inventó, probó y consumió LSD. Tomó ácido por primera vez en 1943 y desde entonces dedicó parte de su vida al estudio de la sustancia y sus posibles usos en terapias paliativas.
En 2007 un tal Rick Doblin, amigo de Hoffman y director de la Asociación Multidisciplinar de Estudios Psicodélicos (MAPS) le habló a Hoffman de Jobs y le comentó que era fan de la droga. Poco después, Hoffman se contactó con Jobs y le envió la siguiente carta que publicó el Huffington Post.


Estimado Sr. Steve Jobs,
Soy Albert Hofmann. Entiendo lo que has contado a los medios de comunicación sobre cómo el LSD ayudó en tu creatividad y en el desarrollo de Apple Computers, en tu búsqueda espiritual personal. Estoy interesado en aprender más sobre cómo el LSD te fue útil.
Te estoy escribiendo ahora, poco después de mi 101 cumpleaños, para solicitarte el apoyo en el estudio propuesto por el psiquiatra suizo Dr. Peter Gasser sobre el LSD como ayuda de la psicoterapia en pacientes con ansiedad asociada a una enfermedad potencialmente terminal. El estudio se convertirá en la primera psicoterapia asistida por LSD en más de 35 años y será patrocinada por MAPS.
Espero que puedas ayudarme,
Sinceramente
Albert Hofmann

Fuente:  eldiario.com.uy


Una vuelta en bici con  Albert Hoffman


hoffmanInquietud y mareo, todo ello enmarcado por un aura de somnolencia. Así describió Albert Hoffman su primera experiencia con el LSD -dietilamida de ácido lisérgico-, una sustancia con la que se topó en el laboratorio por casualidad. Más de seis décadas después del descubrimiento. 
Albert Hoffman  falleció en el 2008 a los 102 años.

Nacido el 11 de enero de 1906, Hoffman notó los efectos de la droga alucinógena cuando, durante un experimento en el que buscaba componentes con utilidad médica, le cayó una gota en su mano. Años después, su hallazgo impulsaría una generación entera, la de la psicodelia.

“En un estado de ensueño, con los ojos cerrados (porque la luz del día me resultaba muy molesta), percibí una corriente continua de imágenes fantásticas, formas extraordinarias con colores intensos propios de un caleidoscopio. Después de dos horas, la sensación desapareció”. Así explicó este investigador su primer ‘viaje’ con el LSD en una conferencia concedida en Suiza en 2006, con motivo de su 100 cumpleaños.

Hoffman defendía la utilidad de esta droga alucinógena en el análisis del funcionamiento de la mente o psicoanálisis. Y apostaba porque algún día se pudiese emplear para tratar enfermedades psiquiátricas como la esquizofrenia.

Tras bautizar su descubrimiento como ‘hijo problemático’ en uno de sus libros, siguió defendiendo su utilidad aún cuando fue ilegalizado en la década de los 60.

En su opinión, la sustancia fue demonizada injustamente por culpa del uso lúdico y peligroso que se implantó en esos años, protagonizado, entre otros, por el movimiento hippie de esa época. No es casualidad que los Beatles le dedicaran una canción en 1967: ‘Lucy in the Sky with Diamonds’.

Este experto suizo, tal y como explica ‘Los Angeles Times’, “también identificó y sintetizó los ingredientes activos de una planta psicoactiva mexicana llamada ololiuqui”.

Además, “desarrolló tres componentes no psicoativos cuyo uso se extendió entre la comunidad médica”. Se trata de Metergina, para el sangrado tras el parto; Hydergina, que mejora la circulación sanguínea; y Dihydergot, que estabiliza la circulación y la tensión sanguínea.

Tras la muerte de este científico, queda por ver si el LSD se acabará aplicando para adentrarse en la mente de los pacientes, siempre con fines terapéuticos, tal y como ahora defienden algunos investigadores suizos.

“Opino que en la evolución humana nunca ha sido tan necesario contar con una sustancia como el LSD. Simplemente es una herramienta que nos convierte en lo que se supone que debemos ser“, comentó Hoffman en una ocasión.

Notas Relacionadas:

Papel de Leer / “Plantas de los dioses”


Un comentario en “La Manzana Lisérgica”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: